Universidad de La RiojaCampus Iberus    
 
 
Principal Office 365 Correo-web Directorio Mapa web Contacto
Información para
Estudiantes
Admisión y Matrícula
Foreign students
Antiguos alumnos
Empresas
Visitantes
PDI/PAS
Información sobre
Universidad de La Rioja
Estudios
Campus Virtual
Investigación
Portal de Investigación
Escuela Máster y Doctorado
Centro de Idiomas
Facultades y Escuelas
Departamentos
Administración y Servicios
Biblioteca
Fundación de la UR
Fundación Dialnet
Portal de transparencia
Defensoría Universitaria
Unidad de Igualdad
Oficina de Sostenibilidad
Sede electrónica
Actualidad
Noticias
Agenda
Congresos y jornadas
Plazas PDI/PAS
Perfil del contratante
Boletines y publicaciones
 
Sede Electrónica
Tablón Electrónico
Cita Previa
Oficina del Estudiante
 
 
facebook Twitter You Tube Flickr
pinterest linkedin instagram
 
Noticias

Censo sanitario a partir del Catastro de Ensenada
El 80% de La Rioja disponía de atención médica en el s.XVIII

19 de mayo de 2020
El 80% de los municipios que conforman La Rioja disponían de médico, boticaro o cirujano en el siglo XVIII.



El Catastro encargado en 1749 por el marqués de la Ensenada permite constatar -a través de la documentación que aporta- la "institucionalización municipal de la sanidad perfectamente organizada" en los municipios de la actual Comunidad Autónoma de La Rioja en el s. XVIII, cuya asistencia con médicos, boticarios o cirujanos alcanzaba al 80% de ellos.

El Catastro de Ensenada es la más exhaustiva encuesta disponible sobre los 15.000 municipios que formaban parte de la Corona de Castilla en el s. XVIII. Sus 40 preguntas, realizadas con el fin de imponer un impuesto único, directo y proporcional a los ingresos de cada persona, son sin embargo una fuente enciclopédica de conocimiento de la época.

Por ello, José Luis Gómez Urdáñez, catedrático de Historia Moderna de la UR, miembro de la Real Academia de la Historia y experto en la figura del estadista ilustrado Zenón de Somodevilla, marqués de la Ensenada, realiza cada curso una investigación con sus estudiantes de la asignatura Metodología de la Historia Moderna a partir del Catastro de 1749.

"Hace dos años hicimos los maestros en La Rioja en el siglo XVIII -señala José Luis Gómez Urdáñez-. Este año, obviamente, tocaba a los médicos, farmacéuticos y cirujanos de los pueblos de La Rioja en el siglo XVIII. Ha sido una verdadera sorpresa comprobar el interés que tenían los pueblos en tener todos los servicios".

Los estudiantes del Grado en Geografía e Historia de la Universidad de La Rioja han realizado el trabajo confinados, desde sus casas, consultando los fondos digitalizados del Archivo Histórico Provincial, la Chancillería de Valladolid y el Archivo de Simancas.

El resultado final se publicará en la revista Brocar, pero ya se sabe que el 80% de los municipios riojanos disponía de médicos, boticarios y/o cirujanos. "La regularidad con que contestan los pueblos a la pregunta 32 del interrogatorio del Catastro de Ensenada nos lleva a pensar que la 'institucionalización municipal de la sanidad' venía de muy atrás y estaba perfectamente organizada", señala Gómez Urdáñez.

La cifra más alta es la de cirujanos -también barberos y sangradores- que ejercieron como residentes en 126 localidades, siempre con más de uno en algunas, como Logroño, Calahorra, Santo Domingo o Alfaro. El número de boticarios ascendía a 75, que atendían en 61 municipios, mientras que un total de 54 municipios disponía de médico, es decir, una tercera parte.

También hubo parteras en Logroño -aunque el sueldo lo cobrara el marido-, en San Asensio y un 'ama de faldas' de Haro; y viudas que regentan boticas o aquellas otras empobrecidas que vivían en los hospitales y cuidaban a transeúntes.

Los salarios de los profesionales estaban muy por encima de la media. Un boticario en Logroño ganaba 11.000 reales al año y un médico, 10.000; en los pueblos grandes, 8.000 o 7.000. Los cirujanos cobran menos, la mayoría entre 1.000 y 2.000 al año. En comparación, un jornalero cobraba entre 400 y 600 reales al año y los maestros de escuela, entre 1000 y 1500.

No obstante, las diferencias salariales se debían a "una realidad muy característica de La Rioja" entonces y ahora: "la dispersión de la población en pequeños pueblos distantes menos de una legua". Los médicos que tenían que atender a los pueblos del partido ganaban más, pues cobraban de todos los pueblos y casi todos vivían de alquiler.

Sobre el trabajo de campo, el catedrático detalla que "primero hemos buscado, uno a uno, lo que los pueblos gastaban en mantener los contratos de los facultativos. Una vez conocido su nombre, hemos buscado sus memoriales" al acecho de "todo lo que podamos saber sobre estos profesionales, su familia, sus criadas, sus mancebos, a veces sus huertos y en alguna ocasión sus bodegas", advierte Gómez Urdáñez.

comunicacion@adm.unirioja.es


Mapa de municipios con cobertura sanitaria completa en el s. XVIII
Ampliar y descargar mapa
-Catastro de Ensenada La Rioja
-Catastro de Ensenada
Noticias relacionadas

González Caizán presenta su libro sobre el Marqués de la Ensenada

Jornadas 'El Marqués de la Ensenada' en el Ateneo Riojano

Gómez Urdáñez publica El marqués de la Ensenada
Sobre este web | © Universidad de La Rioja